letanías Rosario a nuestra Señora del Carmen letanías

Rosario a la Virgen del Carmen – Letanías

Pidamos a nuestra Madre Santa su intercesión por nosotros a través una de sus advocaciones, rezando el Rosario a la Virgen del Carmen con letanías.

Según la tradición, la Virgen del Carmen se presentó el 16 de julio de 1.251 ante el religioso inglés San Simón Stock a quien le entregó los símbolos máximos de su culto: sus hábitos y escapulario, convirtiéndolo en uno de los personajes centrales de la historia de la Orden del Carmen, la cual surgió alrededor del siglo XII.

A través de estas letanías a la Virgen o en las diferentes versiones de la Coronilla de la Virgen del Carmen, podemos pedir un favor a la Santísima.

Si quieres conocer más apariciones de la Virgen María, te recomendamos leer Las 35 apariciones de la Virgen María.

Oración

Señor ten piedad, Señor ten piedad.
Cristo ten piedad, Cristo ten piedad.
Señor ten piedad, Señor ten piedad.
Cristo óyenos, Cristo óyenos.
Cristo escúchanos, Cristo escúchanos.
Dios Padre celestial, Ten piedad de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros
Trinidad Santa, un solo Dios, Ten piedad de nosotros.
Santa María, Madre de Dios, Ten piedad de nosotros.
Madre del que busca a Dios, Ruega por nosotros.
Madre del que rema para Dios, Ruega por nosotros.
Madre del que mira al cielo, Ruega por nosotros.
Madre del que busca la tierra, Ruega por nosotros.
Virgen del horizonte abierto, Ruega por nosotros.
Virgen que camina sobre las aguas, Ruega por nosotros.
Virgen con el timón de la fe, Ruega por nosotros.
Virgen con la vela de la esperanza, Ruega por nosotros.
Virgen con la vela del amor, Ruega por nosotros.
Virgen con la vela de la gracia, Ruega por nosotros.
Virgen con el ancla del temor de Dios, Ruega por nosotros.
Vencedora de toda tormenta, Ruega por nosotros.
Vencedora de todo miedo, Ruega por nosotros.
Vencedora en todo peligro, Ruega por nosotros.
Reina de los océanos, Ruega por nosotros.
Reina de los marineros, Ruega por nosotros.
Reina de los que confían en Dios, Ruega por nosotros.
Reina de los que se dejan empujar por Dios, Ruega por nosotros.
Reina de los pescadores, Ruega por nosotros.
Estrella de los mares, Ruega por nosotros.
Estrella del anochecer, Ruega por nosotros.
Estrella que da paso al amanecer, Ruega por nosotros.
Estrella que guía a buen puerto, Ruega por nosotros.
Estrella que ilumina la noche, Ruega por nosotros.
Mano que calma la desorientación, Ruega por nosotros.
Mano que cura las heridas, Ruega por nosotros.
Mano que conduce hacia el destino, Ruega por nosotros.
Mano que eleva el espíritu, Ruega por nosotros.
Mano que levanta al abatido, Ruega por nosotros.
Mano que socorre al perdido, Ruega por nosotros.
Mano que empuja la barca de nuestra fe, Ruega por nosotros.
Santa María, Virgen del Carmelo, Ruega por nosotros.

En nuestro navegar con la Iglesia. Ayúdanos Virgen del Carmen
En nuestro miedo a profundizar las verdades de la fe. Ayúdanos Virgen del Carmen.
En nuestra cobardía para hacer frente a las tormentas de cada día. Ayúdanos Virgen del Carmen.
En nuestro intento de quedarnos en firme tierra sin surcar mares para Dios. Ayúdanos Virgen del Carmen.
En la tentación de dejar los remos de la fe, de la iglesia o la Eucaristía. Ayúdanos Virgen del Carmen.
En la salud y en la enfermedad, en la muerte de nuestros seres queridos, en la riqueza y en la pobreza, en la juventud y en la vejez. Ayúdanos Virgen del Carmen.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.

ORACIÓN CONCLUSIVA

Señor; Tú, desde el estandarte de la cruz, nos dejaste como compañera y Madre a Santa María Virgen.
Al celebrar su memoria, bajo la advocación del “Carmelo” te pedimos que bendigas los surcos de nuestra vida.
Son constantes los tropiezos a nuestra fe y los contrastes y contradicciones de nuestra vida cristiana.

Por ello mismo, te pedimos Señor, que la Virgen del Carmen salga a nuestro encuentro en toda circunstancia, para que, siendo testigo de nuestro intento de seguirte y crecer en nuestra fidelidad al evangelio, pueda presentar ante Ti, Señor, nuestra súplica y nuestros deseos de alcanzar lo que más nos hace falta para llegar a ese fin.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Origen

La Virgen Santa se ha aparecido a distintos santos, a quienes les enseñó varias formas de rezar el Rosario recordando pasajes de Su vida o la de Cristo. Se origina con el Salterio de los Laicos aproximadamente el año 800, libro de salmos que sólo eran recitados por los monjes. Para incluir en el rezo a los laicos, se les enseñó a rezar 150 Padres Nuestros. Luego de un tiempo agregaron 3 salterios más, para rezar 150 Ave Marías, dar 150 alabanzas en honor a Cristo y 150 alabanzas en honor a la Santa Madre. 1300 años después, se unen a los 4 salterios y se divide las 150 Ave Marías en 10 decenas, agregando un Padre Nuestro. Y en los años 1500 se determina que cada decena conmemore algún acontecimiento de Jesús o María.

Promesas

La virgen nos promete liberar a todas las almas del purgatorio que han llevado su escapulario durante toda su vida, además de llevarlos al Cielo el sábado posterior a su muerte.

¿Quién es la Virgen del Carmen?

Virgen del Carmen, también conocida como Nuestra Señora del Carmen es la denominación que recibe Santa María del Monte Carmelo, una de las varias advocaciones de la Virgen María. El cual procede de su adoración en el Monte Carmelo, en Tierra Santa, cerca de Haifa.

Carmelo o Carmen provienen de la palabra hebrea Karmel o Al-Karem que podría traducirse como ‘jardín de Dios’.​ Esta veneración ha sido divulgada por el mundo entero a través de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, llamados carmelitas.

Cada 16 de julio se conmemora a Santa María del Monte Carmelo o a la Virgen del Carmen, como es conocida en América Latina a quien se le reza estas letanías o Rosario de la Virgen del Carmen para pedir su intercesión en casos difíciles y urgentes, tanto laborales como personales.

Te compartimos estas oraciones para recitarle a la Virgen: Oración del Magnificat, Oración Regina Coeli, Oración para rechazar al maligno, Oración del Ángelus, Oración del Santo Rosario, Rosario de la Paz.

Tambien puedes visitar nuestra sección de oraciones en este enlace.