¿Conoces las misas de sanación?

No te preocupes sino conoces  nada sobre las misas de sanación, porque en este artículo te daremos toda la información que necesitas y, comprenderás sobre su importancia.

El ritual de la misa de sanación, como es llamada, es el centro del culto carismático, y surgieron en el seno de la Renovación Carismática Católica. Desde un punto de vista litúrgico, la homilía que realizan los Sacerdotes Carismáticos es la misma que tradicionalmente se ha realizado en la Iglesia católica.

El P. Pedro Velázquez Figueroa, comisionado de Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de México, explica qué es una Misa de sanación:

“Son celebraciones en las que se pone un acento especial en las peticiones de salud, porque se esperan este don de Dios, sobre todo del alma, pero también del cuerpo. Cabe señalar que estas Misas se otorgan a solicitud de la Iglesia, mas no como capricho de una persona o grupo de fieles que por su exigencia prepotente o necedad, reclaman”. Mas información clica aquí

Historia de las Misas de Sanación

Las Misas de Sanción surgieron por parte de la Renovación Carismática Católica a finales de los años 60, según el padre Ed O’Melia, sacerdote diocesano jubilado, la intención del movimiento de la renovación carismática fue ayudar a los católicos a sentir la presencia de Dios a nivel personal y expresar los dones del Espíritu Santo. El movimiento de la Renovación Carismática ayudó a mostrar a la gente que Jesús “todavía está vivo y trabajando con nosotros.” Los aspectos de sanación de la fe fueron una parte de eso, y es por lo que el clero comenzó a celebrar “Las Misas de Sanación” en combinación con la confesión y las oraciones para la sanación.

¿Qué es la Sanación?

En las misas de Sanación, la gente ora por una variedad de males espirituales, emocionales o físicos. La respuesta de Dios podría ser o no ser lo que se uno espera. “Dios responderá de su propia manera misteriosa “, explicó el padre Troy Richmond, pastor de la parroquia de Santa María y San Matías, en Muscatine.

El padre O’Melia dijo que es importante que la gente tenga un enfoque saludable para la sanación. Parte de la sanación es la capacidad de estar en paz con lo que suceda, y sentir la presencia de Dios en el camino.  Mas información clica aquí

Entre los más conocidos Sacerdotes que realizan Misas de Sanación están el Padre James Manjackal, quien es especialmente popular por su ministerio de sanación y su predicación contra las espiritualidades new age, que esclavizan a la gente y la distraen de Dios o la dañan directamente. En una entrevista concedida a ReL en 2018 lamentaba que “los sacerdotes no están dando la sanación que está en los sacramentos. La confesión es muy sanadora, la misa es sanadora… pero los sacerdotes hoy no dan eso”. Eso produce que haya personas que busquen sanación y consuelo en la nueva era y el esoterismo.

Testimonio de sanación de mi sobrino Catherine Abada

“…busqué en internet a algunos sacerdotes que han recibido del Señor el don de sanación, encontré al padre James Manjackal y le escribí. También le mande la foto de Cathy. Después de algunos meses el medico declaro que Cathy se había sanado completamente. Para toda la familia y todos los que vimos a Cathy sufrir fue un motivo de alegría inmensa y de agradecimiento a Dios.”

Testimonio de sanación de Nancy

“…todavía recuerdo la sensación, cuando ví la emoción con la que llegaron mis padres y mi tía y me contaban su experiencia en su primer Retiro Carismático (al cual no pude ir, porque estaba enferma) venían tan sumamente emocionados, llenos de alegría!”

Testimonio de sanación de Pepita Romo

“Hice una larga caminata y me sorprendí de no experimentar molestia alguna en mi espalda, con problemas desde hacía 10 años por un esfuerzo duro y prolongado después de un largo reposo por esguince. La mosca detrás de la oreja: “quizá-me dije-he sanado”. Han pasado casi dos años, no siento molestia alguna y puedo coger peso con mi brazo derecho al que había tenido que dar de baja cuando venía de la compra.

Testimonio de sanación de Guadalupe

“El retiro me dio mucha fuerza, pues yo no pedía por una sanación, cambié por completo mi oración, pensé que lo primero que tenía que pedirle a Dios era que me enviara el Espíritu Santo, necesitaba vivir en Cristo y para Cristo, y lo demás me será dado.”

Mas información clica aquí para conocer las historias y testimonios completos.

Etiquetas: